jueves, 24 de julio de 2008

La tía Coca

Como sostenemos en el libro de nuestra autoría, lo que debe aprender una madre primeriza no es a criar a su hijo sino a defenderse de los que le dicen, todo el tiempo, cómo debería criar a su hijo. Y es que las tías Cocas no descansan nunca: ellas son las que te dicen que el nene tiene hambre, que te tomó el tiempo, que no duerme porque estás nerviosa y que seguro que tu leche no le alcanza. Lo que pasa es que estas tías Cocas están muy preocupadas por vos. Todo el tiempo. De hecho, son las que te preguntaban cada vez que te veían cuándo pensabas tener un hijo. Claro que antes te habían insistido con la idea de que ya era hora de que te pusieras de novia y, muy poco después, hinchaba con el asuntito del casamiento. Muy bien: ahora tenés la criatura. Pero hay un problema: el pequeñín ya está grande, ¿y sabés que cree la tía Coca? Que ese nene necesita un hermanito. Así que, querida, a ver cuándo te ponés las pilas, no vaya a ser que hayas decidido tener un solo hijo, pobrecito. Y si elegiste esperar unos añitos para traer otro ser humano al mundo, la tía Coca no está de acuerdo. Sabelo. Porque te vas a poner muy grande. Lo mejor es ahora. Dale. ¿Se puede saber qué corno estás haciendo? ¿Por qué perdés tu tiempo en vivir tu vida cuando deberías estar concibiendo al hermanito? ¿Eh?

7 comentarios:

Cecilia dijo...

es la misma tía Coca que, después de que tuviste el segundo hijo y, por esas cosas de la vida se te ocurre tener uno más, te dice: "estás loca!!! cómo vas a tener tres hijos!!! son muchos, no te va a alcanzar la plata, etc., etc., etc."

Anónimo dijo...

y despues que queda del despues, los maridos amantes novios o encargados del pato ajeno, nos tenemos que bancar que la tia coca le diga a TU mujer, amante novia o dueña del pato que no es tuyo, que esta flacida que ese royito no le va a gustar a mi (o sea yo el encargado del pato ajeno), y ella se pone en plan de tratar de bajarlos, y te dice que no quiere comer la picadita con vos que la cervezamejor no (eso en caso de que le haga caso a la tia y no la mande a la concha de su madre) que tambien esta flacidita. quiero a mi gordita como esta

myzterons dijo...

Todos somos la tía coca.

Rambo dijo...

La pregunta, después de leer estos pocos post, se hace obvia: ¿Para qué carajo traen pibes al mundo? Nunca voy a entender el masoquismo y la voluntad de los que se someten a ser padres. Locos de remate.
Y me están dando la razón. ¡Vasectomía para todos!

Lola dijo...

Sí, son insoportables las tías cocas. Yo todavía no soy mamá pero me caso en Diciembre y, desde que anuncié mi casamiento me rompen con lo de tener un hijo. Que molestas!!

Juli dijo...

En mi familia el papel de la tía Coca lo hace mi suegra. A las cuatro horas de que salí de la sala de parto me dijo: "que bueno que nació por parto normal así en unos meses podes ir encargando el segundo" gracias a las sabías enseñanzas de su libro pude respirar profundo y evitar un comentario agrecivo frente a los veinte familiares de mi marido que me visitaban en ese momento.

Anónimo dijo...

Cuando volví del hospital con mi primer hijo, un poco desorientada, cosida,y literalmente "chorreando, una gorda se me acercó y mirando al bebé me preguntó: -Pobrecito, ¿es prematuro?
-No, pero no es obeso.
Así inauguré mi intercambio con las tías Cocas.
Fue un acto reflejo. Pero después, ante la mirada sorprendida del padre de la criatura y la repentina desaparición de la "opinadora" me di cuenta de que si, efectivamente, hubiera sido prematuro hubiera sido una pregunta aún más inoportuna.